CARPACCIO DE CORZO, RÁBANOS Y QUESO PARMESANO

Home/CARPACCIO DE CORZO, RÁBANOS Y QUESO PARMESANO
Tu Franchi
CARPACCIO DE CORZO, RÁBANOS Y QUESO PARMESANO2021-10-21T14:56:59+02:00
PARTNERS

CARPACCIO DE CORZO, RÁBANOS Y QUESO PARMESANO

  • PLATOPARA EMPEZAR
  • Preparation15'-20'
  • DIFICULTADfácil
  • SelvagginaCORZO
  • Calories400 - 500
  • ActivityM 39’, F 54’
  • Persons4

Ingredients

480 gr lomo de corzo
125 ml aceite de oliva extra virgen
1 limón
2 rábanos grandes
Lechuga de hoja verde y berro
Parmesano
Sal y pimienta

Preparation

  • Trocee el lomo de ciervo finamente con un cuchillo afilado y pese 4 porciones de 120 gr cada una.
  • Coloque las porciones en una película transparente y doble los lados para cubrirlos. Golpee delicadamente con el golpeador de carne para aplastarla y hacerla aún más tierna. Retire la parte superior de la película y dele la vuelta en un plato con la carne hacia abajo, retire delicadamente la película dejando la carne en el centro del plato.
  • Condimente con la mitad del aceite de oliva extra virgen y el zumo de la mitad de un limón. Ajuste de sal y pimienta.
  • En un bol, mezcle el resto del aceite con el zumo de limón restante y con las verduras, el rábano, el berro, la sal y la pimienta. Coloque la ensalada en el centro encima de la carne.
  • Con un rallador, ralle delicadamente el queso parmesano sobre la carne y la ensalada, a placer. Sírvalo inmediatamente cuando todo está todavía frío.

Other

Chef

Other Info

Kcal 433*

*Por cada hora de carrera a velocidad media-baja (8Km/h) el consumo calórico MEDIO es de 8Kcal* (por) kg * (por) h (altura) consideramos un peso medio femenino de 60 kg y un peso medio masculino de 80 kg.

 

El carpaccio es un entrante italiano que se sirve tradicionalmente con carne de vaca cruda cortada finamente, aceite de oliva extra virgen, sal, pimienta y a veces también queso parmesano, limón o vinagre. Normalmente se acompaña con hierbas que tienen un sabor fuerte, como la rúcula. La carne de ciervo es una maravillosa alternativa a este grande clásico, gracias al sabor rico de la carne de caza